martes, 28 de agosto de 2007

La invención de Morel

Hay novelas buenas, novelas malas y novelas imprescindibles. La invención de Morel entra en esta última categoría. Algunos pueden pensar que esta afirmación es exagerada, pero si nos detenemos a analizar la obra veremos que no es así.
¿Por qué La invención de Morel es imprescindible? Para empezar, porque es el mayor regalo que nos dejó en su extensa trayectoria el escritor argentino Adolfo Bioy Casares, ganador del Premio Cervantes en 1990. No se puede comprender a Bioy sin haber leído La invención de Morel. La publicación de la novela marca el despegue de su carrera y le otorga reconocimiento popular.
Otra razón es la gran influencia que tuvo la novela en muchos escritores admirados por la mayor parte de nosotros. Julio Cortázar reconocía públicamente su admiración por la obra de Bioy, especialmente por La invención de Morel, y la importancia que tuvo en sus escritos. Asimismo, Jorge Luis Borges y Octavio Paz le tributaron profundos elogios.
Por último, debemos leer La invención de Morel porque está escrita con maestría. Todos los elementos que aparecen paulatinamente forman una red indestructible que atrapa al lector, sumergiéndolo en una dulce agonía.
A continuación, les dejamos un pequeño fragmento.


Todo lo que he escrito sobre mi destino -con esperanzas o con temor, en broma o en serio- me mortifica.
Lo que siento es desagradable. Me parece que desde hace mucho sabía el alcance funesto de mis actos, y que he insistido con frivolidad y obstinación... Habría podido tener esa conducta en un sueño, en la locura... En la siesta de hoy, como un comentario simbólico y anticipado, vino este sueño: mientras jugaba un partido de croquet, supe que la acción de mi juego estaba matando a un hombre. Después yo era, irremediablemente, ese hombre.
Ahora la pesadilla continúa... Mi fracaso es definitivo, y me pongo a contar sueños. Quiero despertar, y encuentro esa resistencia que impide salir de los sueños más atroces.
Hoy la mujer ha querido que sintiera su indiferencia. Lo ha conseguido. Pero su táctica es inhumana. Yo soy la víctima; sin embargo creo ver la cuestión de un modo objetivo.

2 comentarios:

Andru dijo...

Cumplo en visitar tu blog.
Me llevé una grata sorpresa porq adoro la literatura, y comparto cada una de tus palabras hacia "La invención de Morel".
Me va a llevar tiempito leer todo, pero acá estoy!

Gracias por visitar "Ví luz y entré...", de a poco voy actualizando y poniendo más fotitos.
Cuando gustes, podés pasar...

Un abrazo...
10 ptos. este espacio!

Blanca Vázquez dijo...

Gracias por tu visita. He leído mucho sobre esta obra de Casares pero no la he abierto aún. Quizá en un momento cualquiera. Desde luego parece la llave a un rincón de suprema calidad literaria.