miércoles, 11 de julio de 2007

Ronaldinho o la construcción publicitaria de un mito

Existen jugadores de fútbol que asombran a todos por su habilidad y dominio del balón. Jugadores que nos dejan atónitos, extasiados. Ronaldo de Assis Moreira, más conocido como Ronaldinho, es uno de ellos. Desde su debut en el año 1997 con la casaca del Gremio de Porto Alegre ha demostrado su calidad, para beneplácito de los amantes del fútbol. Esto es innegable. El problema surge cuando los deseos de obtener ganancias que poseen las empresas lo convierten en un mito, lo ubican en un sitio que no le corresponde. Las campañas publicitarias instalan su figura en todos los medios, nos muestran sus grandes jugadas una y otra vez, lo erigen como sucesor de Maradona. ¿Cuál es el objetivo? Vender remeras, vender celulares, vender, vender y vender. Siempre vender. Gracias a estas campañas se ha sobredimensionado el talento de Ronaldinho. Lo que se dice de él supera ampliamente a su real dimensión. Es casi una herejía compararlo con Maradona o con Pele. Lamentablemente la acción de los medios es persistente. Lo mismo se trató de hacer con el también brasileño Robinho, aunque sin éxito. Ahora la figurita elegida es el portugués Cristiano Ronaldo. Joven, lindo y talentoso. El hombre ideal para cualquier marca. Cada uno de sus amagues es repetido en la televisión hasta el cansancio. Sus mejores jugadas son compaginadas en atrayentes publicidades que deslumbran a los más pequeños. Se transmite una imagen muy distinta a la realidad. Queda en nosotros aceptarla.

1 comentario:

casayago dijo...

estoy de acuerdo totalmente, los jugadores de futbol, son eso jugadores de futbol, personas con una habilidad especial para es deporte, que caen en manos de los mercaderes de turno, y lo endiosan y lo pierden,,ejemplo Maradona.
a Diestefano y Pelé, tuvieron suerte,eran otros tiempos y le llegó de refilón eso del endiosamiento.8mejor para ellos)